la prensa google

| columnista

¿Qué pasa con Turismo?

Por Annonymus
Los ediles Martín Pertusatti y Liliana Filonenko han denunciado públicamente las pérdidas en el Departamento de Turismo de Salto y exigido la renuncia de su Directora, María N. Rodríguez. Ninguno de los directores del área, desde hace mucho tiempo, hizo mucho para mejorar la situación, caracterizada por muchos empleados, personal caro,  entradas muy baratas, servicios mediocres y exceso de viajes.

Por otro lado, nada de lo que promociona la actual administración, más allá del discurso electoral, no se hizo en mayor o menor medida en las anteriores. Mejora en piscinas y vestuarios, promociones del Destino Termas, reuniones y congresos en Arapey, agenda de fiestas anuales, promoción en los centros emisores. Todo lo mismo, también en lo esencial: un destino saturado, de mala calidad, de bajo gasto promedio, no especializado y cuyas principales empresas casi todas siguen siendo estatales. En conclusión, el déficit en Turismo sigue creciendo a un ritmo alarmante tomando en cuenta que ello es el resultado de los ingresos, de entradas (a los centros termales) y alojamientos (hotel, bungalows y camping), restado los gastos de todo tipo del rubro. Los ediles no supieron decirlo, o mejor dicho, afirmaron que en la cuenta no aparecen los empleados que van por rubro cero en otra planilla. Si es así, entonces la cosa es peor. El déficit sería dramático. Aún sin ellos la pérdida en el quinquenio sería de 10 millones de dólares.

Los números no son opinables en su mayor parte porque provienen de un informe obligado por la Ley de Información Pública, imposible mentir y allí dicen que la pérdida desde el 2015 hasta el finalizado 2017 son 120 millones, al cambio de hoy aproximadamente unos 4 millones de dólares acumulados. Es cierto, los ediles de Novick dijeron que las autoridades siempre hablan de los ingresos de turismo anuales, de la cantidad de gente, de las publicidades, del Corredor de los Pájaros Pintados y tanto más pero nunca mencionan concretamente los egresos puntuales. Por eso, luego de cuatro informes pedidos como ediles de la Corporación Legislativa al Ejecutivo Comunal –cuando al parecer le contestaban cualquier cosa- ahora se decidieron hacerlo como ciudadanos a través de la Ley de Información. Un procedimiento más rápido, seguro y confiable, aseguraron los curules. Y ahí saltaron los números claramente. Nadie robaría nada pero se gasta mucho y mal, muy sencillo.

Semejante pérdida en el entorno de endeudamiento que vive la Comuna es un escándalo. Pero nadie pone el grito en el cielo, por mucho menos lo quieren echar a Bascouy en Soriano,  todos se solidarizan con el mundo de empleados, todos justifican las entradas baratas para la familia salteña y ¡Viva la Pepa! Mientras tanto sigue el baile de viajes y delegaciones a la región, de números complacientes del Ministerio de Turismo, de lanchas que no navegan, de tirolesas que nunca arrancan, de costaneras prometidas, de Colonias que no tienen viabilidad. Solo quedaría como acierto la nueva piscina para niños en el complejo de Daymán, las entradas generales en los accesos a Termas del Arapey y el despliegue de Turismo Social. Pero, dentro de todo es muy poco.

En este 2018 que ya comenzó se empieza a pagar la primera de las 15 cuotas del fideicomiso obtenido en 2015 en el entono de los 124 millones de pesos anuales. Se ve a los lejos cual es el orden de prioridades sin tener en cuenta nada de los demás. ¿Para qué?

 

Banner
Home   |   Política   |   Policiales   |   Locales   |   Editorial   |   Nacionales   |   Rurales   |   Sociedad   |   Deportes   |   Mundo   |   Variedades