la prensa google
Banner

| Desde la óptica hogareña

El divague que genera el cumplimiento de la cuarentena

aislamientoEstamos cumpliendo  con la  cuarentena aconsejada en esta emergencia sanitaria por el coronavirus. En  particular, por estar en la franja etaria de riesgo, 74 años.  Con “nanas” de la edad, pero  medicados por  hipertensión y leve condición de diabético. La permanencia en casa, tantas veces deseada, cuando  trabajábamos muchas horas fuera de ella, nos permitió un disfrute los primeros 12 o 14 días.

Luego, esta  experiencia, hastió, y llegó el aburrimiento. Lo que nos salva  es el habernos impuestos una rutina.  Levantarnos a las 7 de la mañana y escribir para el diario, trabajando  con el celular y tener muchos contactos, tarea que nos lleva a consumir la mañana, casi sin darnos cuenta.

Todo matizado y alternado lógicamente con diálogos,  café  y vasos de agua y  vitaminas “C” y algún otra pastilla, cuya ingesta se  asegura lo cumplamos nuestra  esposa, compañera de la vida, con  algún intercambio de opiniones sobre noticias y realidades conocidas en la mañana.

Almorzamos austeramente, porque nos los imponemos  apuntando que con el encierro, engordar más de lo que ya estamos… Recorro canales mirando sus informativos que en general, tiene las mismas noticias, notas. Pocas variantes en general.  En la tarde, me impongo la tarea de recorrer la casa de una punta a la otra, caminando y así, tener una rutina de ejercicio.  No es nada exigente, pero traspiro y logro que la  respiración y sangre corra más rápida. Dicen que es bueno. Yo entiendo que me genera cierta fatiga que me permite dormir tranquilo en la noche. Rutina que recuerdo, la vi por primera vez en una visita a la cárcel local. Vi a reclusos, caminar rápido , en un ida y vuelta a ritmo rápido, por un de sus corredores y patio. Era la forma de quebrar el encierro y la acumulación de energías en el cuerpo. Hoy,  estoy “cautivo” en mi propia casa. Al caer la tarde comienzo de la noche, cumplimos con la “visita” a la familia.  Conversar de cómo cada uno la va llevando y trasmitiendo ánimo y consejo de no bajar cuidados. Gracias al Face Time, programa informático que nos pone visualmente frente a frente,  la recorrida comienza con nietos, hijos y yernos. Padres. No es lo ideal, no es el deseable, pero es algo. Peor sería no verlos, no poder  intercambiar “novedades” de la interna familiar.  Y es algo que el avance tecnológico, nos facilita.

Luego viene la hora de ir a la cama y tras ver tele, una  peli o algún programa que hace las veces de somnífero, que nos duerme. Así, transitamos  hacia una nueva jornada.

Nos gustaría quebrar esta repetida y sabida rutina, pero, vaya a saber por cuanto tiempo más la situación nos obligara a quedarnos en casa.

Existen las tentaciones de salir a la calle, caminar, conversar con amigos o conocidos que se nos crucen. Pero, hay una realidad y una responsabilidad, a la propia vida, a nuestros seres queridos y a la misma sociedad. No podemos jugar en este escenario con ese virus mortal en acecho. Sería  jugar a  la ruleta rusa.

La vida pese a estos sinsabores, es hermosa y digna de vivir. Porque, después de todo, esto, es mejor que nada y a su tiempo, que  es la gran incógnita, llegará a su fin y volveremos a la  vida hoy perdida y añorada,  gracias a este  peligroso coronavirus.

Si algo de positivo, ha traído es  el reencuentro familiar, la valoración de las pequeñas cosas y que podemos vivir sin tanto consumo de cosas en las que se van mucho dinero y no tienen tanta utilidad o disfrute. Quizás  hasta nos devuelva la enseñanza de que podemos, debemos saber ahorrar.

 

Comentar...

Ante la reiterada y comprobada utilización en la pagina web de LA PRENSA de determinados participantes, en los espacios de comentarios, de expresiones groseras, agraviantes, que lejos están de contribuir a un debate de ideas o posiciones con educación, respeto y altura; la Dirección de este diario decidió borrar en forma masiva, todos los comentarios que pertenezcan a una misma dirección IP, sin importar el seudónimo con que firma, cuando al menos un comentario desde esa IP sea a consideración de esta dirección inapropiado.
Lamentamos tener que adoptar esta antipática medida, pero el triste comportamiento y nivel de algunos comentaristas, no nos dejan otra opción.
Si bien se venia realizando un filtro de malas palabras, muchos comentaristas, lograron sortear esos controles, lo que nos lleva a tomar esta medida extrema.
Exhortamos a los internautas que visitan nuestra pagina, que se apeguen a las buenas y lógicas normas de comportamiento, con tolerancia, respeto y liberta de expresión, como es deseable en toda sociedad.

Código de seguridad
Refescar


Banner
Banner
Banner

Home   |   Política   |   Policiales   |   Locales   |   Editorial   |   Nacionales   |   Rurales   |   Sociedad   |   Deportes   |   Mundo   |   Variedades