la prensa google

| Pablo Goncalvez; con la posibilidad de que se le conceda libertad anticipada

Historia de asesino serial que ultimó a querida joven salteña

GoncalvezA comienzos de la década de  los  años 90,  la crónica  roja nacional, registró un insolito caso dotado de aristas especiales que conmocionó hondamente a la sociedad uruguaya.  Una  insolita secuencia de asesinatos cometidos contra jóvenes mujeres,  que los medios de prensa, bautizarian como "Los crímenes de Carrasco", en atención a la zona donde residian y/o se encontraron los cuerpos de sus víctimas.

Una salteña entre sus victimas

Las  victimas del primer asesino serial del Uruguay,  fueron; Ana Luisa Miller, Andrea Castro y la salteña María Victoria Williams. Hija de un conocido productor tambero del medio, funcionario tecnico agropecuario del Banco República, con  una hermana menor y dos varones.

Todas ellas fallecieron a consecuencia de enérgicas maniobras de sofocación, en una variante de la clásica muerte provocada por estrangulamiento. El ultimador de estas muchachas constituía, sin la menor vacilación, un homicida en serie, y durante meses mantuvo en jaque a la policía. Cuando se lo detuvo y fue difundida su identidad el temor entonces imperante en la población se trocó en desconcierto y extrañeza al saberse que se trataba de un joven de Carrasco que contaba con solo veintidós años, hijo de un diplomático y vecino de una de las chicas asesinadas (María Victoria Williams). Su identidad completa responde a  Pablo José Goncalvez Gallareta.

Este sujeto, se habia nacionalizado uruguayo,  tras nacer en España cuando su padre cumplía funciones diplomáticas en ese país. Pese a ello,  Goncalvez Gallareta, se crió y educó en Uruguay, y a principios de los años noventa era un destacado miembro de la alta sociedad capitalina, estudiante de ciencias económicas, residente en un hermoso chalet de Carrasco en cuyos fondos tenía instalado un taller de reparaciones de ciclomotores.

Los crimenes

Ana Luisa Miller, fue hallada asesinada el 1° de enero de 1992

La joven de 25 años había ido a festejar el Año Nuevo a un restaurante de Carrasco junto a su novio, Hugo Sapelli. Luego, concurrieron a una fiesta en el Old Christians. Al salir del club, pasaron un rato en la vivienda del joven tras lo cual, Miller se fue a su casa. Fue encontrada semienterrada en la arena, en cercanías a la Prefectura de Lomas de Solymar, a media tarde del primer día del año 1992.

Andrea Castro;  fue  asesinada el 20 de setiembre de 1992

En un boliche de Carrasco, Andrea de 16 años, se encontró con Goncálvez, un joven al que apenas conocía. Charlaron un rato, hasta que Goncálvez la invitó "a dar una vuelta" en su automóvil. Tres semanas después de este encuentro, la Policía encontró el cuerpo de Castro en la arena de la Playa Mansa de Punta del Este. La autopsia reveló que había muerto por asfixia. Luego se supo que Goncálvez la asfixió con una corbata de su padre.

María Victoria Williams; fue asesinada el 8 de febrero de 1993.

Victoria esperaba el ómnibus en la esquina de su casa, cuando Goncálvez, fingiendo tener un problema, hizo que entrara a su vivienda. Allí, le puso un pañuelo con alcohol y éter en la nariz, para dormirla y matarla. La familia recibió en la tarde una llamada del trabajo de Victoria preguntando por qué no había ido a trabajar.

Fue tan cinico, que hasta participó voluntariamemte, como vecino y "conocido" en su busqueda, organizada por grupos de amigos de la salteña.

Una enfermera, identificada como V.G. había denunciado a Pablo Goncálvez por violación en 1991, pero este había quedado libre en esa instancia.

Pablo Goncálvez fue detenido el 20 de febrero de 1993, en el Chuy. Volvía de Porto Alegre y lo esperaban cuatro policías de la comisaría 14a. de Montevideo.

Había viajado a Porto Alegre, donde vivían sus dos medios hermanos. Su idea era radicarse en Brasil e instalar allí una estación de servicio u otro negocio.

Sus procesamientos

Fue procesado el 1º de setiembre de 1993 por el asesinato de Ana Luisa Miller, 26 años, muerta el 1º de enero de 1992. Fue condenado por la Justicia de Pando por homicidio.

El 9 de febrero de 1996 fue condenado por los homicidios de Andrea Castro Pena y María Victoria Williams. También por ultraje público al pudor, violación y privación de libertad de la enfermera V.G.. Su condena confirmada es por 30 años de prisión.

Apuñalado en Libertad

Pablo Goncálvez fue apuñalado por reclusos del Penal de Libertad en mayo de 1999. Tras estar en grave estado, fue dado de alta y remitido a Cárcel Central.

La interna de la prisión lo acusaba de "manejar"  a los presos,  a su conveniencia, hasta que quedó en evidencia y lo hicieron blanco de ajuste de cuentas.

Su gestión de libertad anticipada

El pedido de libertad anticipada ya fue presentado y  se aguardan ahora las pericias psiquiátricas, además de los informes pertinentes que deberá realizar el propio juez de la causa, en este caso Gabriel Ohanián.

Según la Ley 17.897, de Humanización del Sistema Carcelario, la sentencia de Goncálvez se redujo cuatro años ya que estando en prisión estudió y trabajó, por lo que quedaría en libertad el 19 de agosto de 2019.

El mecanismo mediante el cual Pablo Goncálvez podría quedar en libertad depende, exclusivamente, de la decisión de la Suprema Corte de Justicia. De acuerdo con la situación procesal de Goncálvez es probable que la defensa recurra a la libertad por gracia, concedida por la Corte.

"Luego se hace necesario un informe de la autoridad carcelaria, que incluye entre otras cosas la realización de pericias psicológicas o psiquiátricas, de tal manera que la autoridad establezca si efectivamente el procesado se rehabilitó. Si no hay indicio de recuperación la Corte no concede la libertad", precisó el vocero.

"La Corte evalúa muchos aspectos antes de adoptar una resolución. La gravedad del delito, la alarma pública que esto haya ocasionado", aclaró Oxandabarat.

La rara personalidad de Pablo Goncalvez

Pablo Gonçalvez, niño inofensivo, hijo de familia acomodada, comete homicidio. Profundo misterio. Sin motivos o razones aparentes, sin que lo abandone su ectoplasma indiferente y "coolQ, vuelve a matar. ¿Por qué mata? ¿Qué piensa? ¿Qué siente si siente? . Según estudios psicologicos, es un psicopata compulsivo, con tics, indiferencia, aparente ausencia de culpas o conflictos.

Se dice que Gonçalvez,  se llena de psico precisamente en la medida en que se vacía de socius. ( la introversión, la casa grande en la que vivía casi solo, el barrio residencial tranquilo y vacío, lleno de espacio y vacío de gente. Es el mismo sentido en el que las clases sociales altas son cada vez menos sociales).

El monstruo psico o el homicida psico dice algo de él cuando mata (de hecho, no hace otra cosa). Todo es símbolo y lenguaje -actividades humanas por excelencia, que redimen por lo menos parte del carácter monstruoso de su ejecutante, que enfatizan lo humano en "humanoide".

 

Banner
Banner
Home   |   Política   |   Policiales   |   Locales   |   Editorial   |   Nacionales   |   Rurales   |   Sociedad   |   Deportes   |   Mundo   |   Variedades