la prensa google

| Domingo 24 de noviembre

Sucederá lo que tiene que suceder

Antes de la reforma constitucional de 1998 la elección del presidente le correspondía al candidato del lema que sacaba simplemente la mayor cantidad de votos en las urnas el día de los comicios. No se recuerda en la historia reciente ningún gobierno electo haya obtenido la mayoría parlamentaria por sí solo, fueron siempre en minoría, con el apoyo formal, informal y eventual, de legisladores o partidos de la oposición.

Generalmente ganaban los colorados y los blancos colaboraban. Pero en 1989, el Partido Nacional ganó la elección, el Dr. Alberto Lacalle Herrera fue presidente y tuvo votos colorados en el Parlamento.

En 1998 se votó la reforma que instituyó el nuevo procedimiento electoral en dos vueltas; la primera que era presidencial-legislativa, y la segunda o balotaje entre los dos candidatos que salieran en primer y segundo lugar. En la primera vuelta se votaban todos los legisladores y en la segunda era solo la competencia de los dos primeros presidenciales, salvo que alguno hubiera obtenido el 50 por ciento más uno de la votación del electorado.

Desde 1999 en adelante, hasta hoy fueron 5 elecciones y en 4 de ellas hubo balotaje y una sola victoria en primera vuelta. La primera vez, el Frente Amplio con Tabaré Vázquez y el Partido Colorado con Jorge Batlle, llegaron a la segunda vuelta. Finalmente ganó Batlle con el apoyo histórico de la casi totalidad de los blancos. En el 2004 no hubo balotaje y Tabaré Vázquez ganó la elección con la fusta debajo del brazo y por supuesto amplia mayoría parlamentaria y en la primera vuelta. En el 2009, salieron primero y segundos el Frente y los blancos, esta vez José Mujica y el Dr. Luis Alberto Lacalle Herrera nuevamente. En la primera vuelta el oficialismo no solo había ganado sino obtenido la mayoría parlamentaria y además estaba muy cerca del 50% necesario. La definición fue un trámite a favor de Mujica. En 2014, de vuelta el oficialismo con Tabaré Vázquez a la cabeza seguido por el novel candidato de los blancos, Luis Alberto Lacalle Pou. Pero la situación era parecida a la anterior, el Frente ya tenía su mayoría parlamentaria y casi pegado al 50% final. Tabaré ganó cómoda la elección. Ahora en 2019, las cosas están un poco distintas y a favor de la oposición, la victoria del oficialismo está en peligro y el cuarto gobierno consecutivo también. El candidato Daniel Martínez salió primero en octubre con el 39% y Luis Lacalle Pou con el 29%, pasaron los dos a la segunda vuelta. Pero las encuestas y la sensación térmica dicen que Lacalle tiene, a tres días del acto electoral, un 47% del electorado y su adversario Martínez solo un 42%. El candidato blanco pasó del 28 al 47%, mientras que el frentista pasó de 39 a 42%. Es decir que uno creció casi 20 puntos porcentuales y el otro solo 3 puntos. Prácticamente Lacalle mantuvo su electorado inicial y sumó casi enteramente los sufragios del Partido Colorado y de Cabildo Abierto. A no ser que las encuestas estén muy erradas, que haya voto silencioso y sorpresivo, o que haya tongo en algún lado, es casi seguro que Luis Lacalle Pou ahora sí sea presidente de la República.

 

 

 

Banner
Banner
Banner

Home   |   Política   |   Policiales   |   Locales   |   Editorial   |   Nacionales   |   Rurales   |   Sociedad   |   Deportes   |   Mundo   |   Variedades