La Prensa Hacemos periodismo desde 1888

En el umbral de esta nota me atrevo a decir que hay un orden y justicia posible , deseable en la atención de la salud de nuestro pueblo, muy superiores a los logrados hasta hoy y que lo que interesa es discutir aquí es qué de malo tuvo lo anterior y que de bueno debemos ponerle al futuro. 

Resumiendo el conflicto actual hay dos componentes: a) cómo ofrecer igualitariamente a toda la población satisfactorios servicios médicos, solidariamente y con financiamiento sustentable y b) qué son y qué deberían ser esos servicios médicos avalados por una fundamentación científica.

En el centro del tema está la estructura económica del país pero además las actitudes de los prestadores cuyo eje fundamental son los médicos así como la población que utiliza.

Dirigí el HRS entre el 82 y el 85, cuando se instaló su área nueva de emergencia y cirugía, era un" hospital de campaña" si bien tenía la denominación de Regional y categoría compleja de MSP, con 360 camas, además del Asilo Amorim y el Asilo de Ancianos. La comunidad apoyaba, financiaba y participaba desde su fundación en 1889; y sus funcionarios históricamente sobrellevaban las siempre notorias deficiencias de personal comparables con los hospitales montevideanos.

Ni hablar de la tecnología , obsoleta, escasa, y medicamentos que no había como disimular sus carencias. Todo se disimulaba con la actitud de su gente;  funcionarios y médicos.

Hoy ya no es posible, la ciencia médica ha puesto una valla de inequidad inexpugnable; siempre a favor de la capital y parece hasta risueño que aparezcan camas, respiradores y ambulancias, a causa de la pandemia, cuando en realidad el recurso humano es trascendente.

Simplificando bastante las cosas en salud se transcurre en una anomia social y un atavismo casi religioso donde todo es casi permanente y amarrado a la historia cuando el futuro ya no es lo que era.

Cabe preguntarse entonces cual será el futuro de la reforma y cuál sería la reforma del futuro.

El panorama de los ajustes futuros impone una serie de desafíos en el campo de la economía que exigen en forma creciente, profesionales con experiencia en análisis, formulación y evaluación de políticas en el campo de la salud, en un momento donde ganan protagonismo las autoridades económicas, y por lo tanto el gran reto es ordenar prioridades en materia de gestión de la enfermedad.

La salud no se encuentra entre las PRIORIDADES PRESUPUESTALES, hay que ajustar el déficit del PBI y y por lo tanto del gasto público que estará priorizado a educación y vivienda; por otra parte la perdida de 130.000 afiliados a las IAMC por el desempleo afectará los ingresos de las mismas por Fonasa a la vez que volcarán más usuarios al sistema público.

Si bien el sistema de salud es el utilizado en la mayoría de los países de Latinoamérica la cobertura universal que pretende con una tasa de desocupación en aumento merece una revisión de su viabilidad.

La pandemia vino a revelar lo que silenciosamente se fue instalando, una sustentación financiera insuficiente.

Pero hay más factores para actuar: sobre la eficiencia del sector.

¿Cómo se cubrirá la sobredemanda de servicios "atrasados" por la pandemia? ¿Cómo se mantendrá, al menos, la calidad lograda hasta el momento? ¿Cómo se gestionará ASSE con 25 % menos de presupuesto y mayor cantidad de usuarios? ¿El sector mutual y particularmente Femi sólo discute salarios y cápitas? ¿Solicitará financiamiento de la banca internacional? ¿Qué pasa con las auditorías prometidas? ¿Qué se sabe de financiamientos cruzados como en la Comisión de Apoyo ? ¿Cómo será la fiscalización invocada? ¿Se seguirán designando direcciones políticamente? ¿Son todos cargos de particular confianza? ¿Qué capacitación exigió el MSP para sus direcciones hipertróficas? ¿No habrá que eliminar todas aquellas que ocupan un rol "social" y político y cuyas funciones pueden ser suplidas por Licenciadas/os ? ¿Cuál es el rol del ejercicio de la epidemiología en la priorización de la gestión? ¿Cómo se evalúa los intereses conjugados de las empresas profesionales y médicos en los dos lados del mostrador? ¿Cual fue finalmente la participación del usuario? ¿Quien cuida de sus derechos? en fin... ¿Cómo es la ruta del dinero ....?

Es momento de todos ; por un futuro que ya no es lo que era.

*Especialista en Salud Pública, administración Hospitalaria y epidemiología-Internista.

Para poder realizar comentarios debes ser un usuario registrado.

Andrés Lima Intendente
Blardoni Intendente
Consultorio Radiologico - banner
Requiem Servicio Funebre
Agencias 9,10,11
Ranking