La Prensa Hacemos periodismo desde 1888

De acuerdo a manifestaciones del funcionario municipal y ex dirigente de ADEOMS, José Cardozo, alrededor de 300 trabajadores municipales, desde que se declaró la pandemia del Coronavirus en marzo, al presente, no concurren ni trabajan, por así disponerlo el Intendente, dentro de una medida cautelar.

En esa importante cantidad de trabajadores, están quienes son carpinteros, herreros, electricistas, y de otros servicios que al día de hoy, cobran únicamente el sueldo básico. Es decir, no perciben la extensión horaria, compensación por riesgo, ni tarea insalubre, argumentándose que se les  mantiene en esa situación porque no hay trabajo, cuando en realidad, lo que no hay es materiales y con esta situación de ahorra mucho dinero. Ese dinero que ahora se califica como superávit, cuando evidentemente no es tal.

Mucha responsabilidad del sindicato municipal

Cardozo, sostiene que en esta situación la gran responsabilidad corresponde a la actual dirección de la Asociación de Empleados y Obreros Municipales de Salto, que por apoyar a la fuerza política que esta al frente del gobierno departamental, no denunció ni actuó en defensa de un grupo muy grandes de funcionarios municipales que están con retribuciones mínimas y que no luchó ni trabajó por un aumento salarial real, en el transcurso de estos cinco años de segunda administración departamental del Frente Amplio.

José Cardozo, que milita en el Partido Nacional, Lista 40, recordó que cuando fue dirigente sindical, jamás se ocupo de defender a su partido, sino  los intereses del trabajador municipal, algo que el entiende, esta directiva de Adeoms, no ha hecho.

Ahorrar como lo hacen es fácil

El dirigente nacionalista y funcionario municipal, culminó juzgando que el ahorro que esta realizando la Intendencia se basa en el sacrificio de funcionarios a disponibilidad en su casa y por la suspensión de servicios como los ómnibus los días domingos, no pagando al CAMS, a  los proveedores, etc.

Finalizó señalando que la repavimentación de la Avenida Harriague, la que bordea la zona del autódromo y el núcleo habitacional de trabajadores del Frigorífico La Caballada, no fue financiada por la Intendencia, como se adjudicó el ex Intendente Lima, sino por los cooperativista que pagaron el pedregullo, el bitumen  aplicado, para lo cual se realizó una colecta.

Para poder realizar comentarios debes ser un usuario registrado.

Consultorio Radiologico - banner
Requiem Servicio Funebre
LA PRENSA whatsapp
Agencias 9,10,11
Ranking