La Prensa Hacemos periodismo desde 1888

Un joven de 25 años de edad, oriundo de la localidad de Atlántida, Canelones, fue sentenciado a una pena de 12 años de libertad vigilada después de realizar una fiesta clandestina durante la pandemia del coronavirus.

El hombre convocó a una gran multitud en una casa ubicada en Avenida Pinares, en el centro de Atlántida, y cuando las autoridades concurrieron intentaron disuadirlo para que disolviera el evento. Este les dijo que no había más de 30 personas, pero el evento prosiguió.

Horas más tarde llegaron agentes del Cuerpo Inspectivo de la Intendencia de Canelones con policías y, tras la renuencia a terminar el cumpleaños, estos constataron que había más de 150 personas y no 30 como el organizador había dicho. Los vecinos se habían alertado porque había música a un fuerte volumen.

El joven fue imputado por la fiscal Mira Busich por un delito de desacato especialmente agravado, ya que fue intimado a que terminara con la fiesta pero este no lo hizo. El hombre aceptó ser el responsable y se le impusieron los 12 meses de libertad condicional.

Para poder realizar comentarios debes ser un usuario registrado.

Salto decide 2020
Consultorio Radiologico - banner
Requiem Servicio Funebre
LA PRENSA whatsapp
Agencias 9,10,11
Ranking