La Prensa Hacemos periodismo desde 1888

Partido Nacional /
Citación a la Convención Departamental de Salto

En la Intendencia no todos pararon… /
Servicios Públicos y también Recolección

Situación Covid en Salto /
Con solo 17 casos activos se profundiza mejora

Los números de personas privadas de libertad están por encima de los 13.000 y Uruguay tiene plaza para 10.000 en sus cárceles, lo que indica que los espacios no sean los necesarios por lo que muchas veces, como estamos acostumbrados, se buscan alternativas. Salto no es diferente y una cárcel pensada para unas 400 personas, hoy con alrededor de 600, que es una preocupación para las autoridades. Ayer se conoció la creación del Consejo de Política Criminal y Penitenciaria y del Grupo Multidisciplinario Técnico y Científico Honorario, contemplada en la Ley de Urgente Consideración (LUC) para definir las políticas para establecimientos carcelarios.

Esta primera reunión fue considerado un hecho histórico por el ministro del Interior, Luis Alberto Heber y que sin duda marca un inicio para intentar las mejoras.

La puesta en funcionamiento de ambos espacios es importante para comenzar a trabajar de acuerdo al artículo 87 de la LUC, que establece la creación de un grupo multidisciplinario técnico científico honorario, constituido por ocho personas de amplia trayectoria, coordinadas por la abogada, psicóloga y criminóloga Martha Valfre. Los integrantes de este ámbito planificarán la política carcelaria para los próximos años.

En tanto, el artículo número 88 de la LUC establece la creación del Consejo de Política Criminal y Penitenciaria, como órgano honorario asesor colegiado. Estará formado por tres representantes del Ministerio del Interior, uno del Ministerio de Educación y Cultura, uno de la Fiscalía General de la Nación y uno del Poder Judicial. Actualmente está coordinado por la licenciada Lourdes Salinas.

Se busca hacer funcionar al sistema carcelario, con un respaldo científico y técnico, donde se manejó los números de que se dispone de 10.000 plazas y hay 13.000 personas privadas de libertad.

En este sentido se calificó como “hacinamiento” y en este sentido se buscará las mejoras, con más cárceles, además de poder brindar un proceso de rehabilitación mediante educación y trabajo.

La necesidad de la rehabilitación es muy importante y sobre todo con las herramientas necesarias para poder que el preso, una vez que salga, pueda reinsertarse de la mejor manera en la sociedad, algo que hoy los números no son los mejores.

Lo que son la cantidad de personas privadas de libertad, sin duda marca que también se falla en la prevención y en ese sentido también se tendrá que trabajar, porque muchos delitos van de la mano de necesidades.

En la actualidad, con algunas situaciones que se conocen y se ven, parecemos que estamos en una “selva”, donde gana el más “fuerte”, en este sentido también se deberá trabajar, sobre todo en la educación o en lo que se conoce como los derechos de unos, pero también de los otros.

Aquello de que mi derecho, termina donde comienza el del otro y basta con ver situaciones que se dan, con las nuevas herramientas, que permiten muchas veces, casi sin querer, presentar elementos de prueba para que actúe la Justicia.

Porque lo mejor que puede pasar, es comenzar a dejar de lado la construcción de tantas cárceles y apuntar a mejores condiciones, para una convivencia más humanitaria, como solidaria, no con tantas palabras rebuscadas, sino con realidades.

Porque existe una realidad, si seguimos construyendo cárceles, seguiremos sumando presos y personas privadas de libertad.

Si seguimos en este camino, vamos a terminar todos presos, algunos en las cárceles que se construirán y otros del medio, para tratar de no ser parte de los delitos.

Hace algunos años se hablaba de cosas que se daba en otros lugares y poco a poco la fuimos sufriendo en nuestro país.

Pensamos que si somos un país de 3.500.000 personas y se ha podido realizar con lo que es la pandemia del Covid 19, llevar adelante una buena gestión con la vacunación, no sería muy complicado tratar de encontrar los caminos para bajar los números de personas privadas de libertad, que en definitiva es un costo que lo termina pagando el ciudadano común.

Trabajar en la rehabilitación y en la capacitación, para que una vez que recuperen la libertad, la gran mayoría no vuelva a caer en la tentación de volver al “hotel carcelario”.

Para poder realizar comentarios debes ser un usuario registrado.

Portada papel

Agencias 9,10,11
Ranking

Mercado cárnico /
«China cambió su posición porque Argentina ha incumplido»

Argentina tras elecciones /
Hay expectativa por las exportaciones de carne

Primera B /
La tercera fecha se jugará el domingo

LSF /
Jueves de Asamblea Extraordinaria

10 de setiembre /
Día Internacional para la prevención del suicidio

El jabón de azufre

Salud /
La rehabilitación pulmonar para la EPOC

Salud /
La alimentación de los niños