La Prensa Hacemos periodismo desde 1888

El 3 y 4 de noviembre /
Anuncian obra de puerto seco y de barcazas

Salto en pandemia /
Mil quinientos puestos cotizantes menos ante BPS en un año

El desempleo en Salto /
Afecta entre 6.000 a 7.000 personas

Como es notorio, en la presente jornada se cumple un paro nacional decretado por la central sindical del PIT-CNT, bajo la consigna de: “Con Artigas, por las grandes mayorías nacionales. Que los más infelices sean los más privilegiados”, y en rechazo a la rebaja salarial de trabajadores públicos y privados, y  la entrega de ANTEL, el puerto y ANCAP al gran capital trasnacional.

Sin duda, la plataforma plantea un escenario que llama la atención porque se comienza con un eslogan que no refleja la realidad. Lo de grandes mayorías nacionales, desde nuestra óptica, puede ser discutido y llegaríamos a la conclusión que el sindicalismo no representa a la gran supuesta mayoría de los trabajadores, de la ciudadanía y opinión pública como se auto adjudican.

Tenemos un gobierno electo, que  desalojó a la izquierda de la administración y gestión del país,  gracias a la decisión y el voto soberano del pueblo en las urnas, porque sumó una mayoría que así lo determinó. De forma total y real en democracia.

Por lo que es una primera falacia, aquello de que representan a las grandes mayorías.  Sólo cabe salir a la calle y ver comercios de todo tipo y servicios privados, incluyendo los unipersonales,  que hoy trabajaron normalmente porque saben que si no trabajan, no atienden las demandas de sus servicios , no tendrían entrada de dinero,  que le son vitales para mantenerse y cumplir con compromisos, en los que están incluidos los aportes a la seguridad social, es decir BPS, DGI, etc. todo lo que, debemos recordar y atender,  permite pagar salarios a los funcionarios estatales que si se quiere son empleados del pueblo, porque el Estado somos todos.

Cuando los dirigentes del  PIT- CNT  aseguran que representan a todos los trabajadores, la realidad muestra que sus afiliados sólo suman un tercio de quienes trabajan 8 y más horas diarias. La mayoría de los que hoy se adhieren al paro, son trabajadores del Estado, ya en sus servicios, empresas, banca y sistema educativo.

Son los que en la pandemia, está que tan caro nos ha costado en lo social y económico, no perdieron su puesto de trabajo, no se vieron obligados a ajustarse el cinturón, como inevitablemente lo hizo la si real mayoría, que con restricciones y medidas sanitarias a su costo,  mantuvieron su actividad y trabajo. Porque no podían dejar de trabajar y siempre se manifestaron en contra de la medida propuesta por la izquierda y el PIT- CNT de paralizar toda la actividad por seguridad sanitaria, como hizo por ejemplo Argentina y así le ha ido…

En el acierto o error, personalmente siempre me planteo la falta de conciencia de quienes propician paros de este tipo, que son más de carácter político que de reivindicaciones por situaciones laborales.

Porque según las últimas encuestas, el empleo se ha venido recuperando a nivel nacional, y ello se refleja en menores servicios de seguro de paro. Que falta trabajo, que hay problemas, los hay. No es de ahora, es de siempre, y si algo heredó este gobierno complicado por la pandemia, fueron problemas sociales y laborales.

Porque la gestión del FA de quince años, no fue todo lo eficiente, seria y honesta como hubiera sido deseable. Los derroches de millones de dólares, los emprendimiento caprichosos, destinados al fracaso y sospechados de corrupción nunca fueron objetados o denunciados por este especial sindicalismo uruguayo. El que abusa de las licencias sindicales, y que no levantó su voz, cuando la pandemia, dejó al descubierto que en el país había 400 mil trabajadores informales. Los que más sufrieron. A ellos, se les brindó una asistencia que fue, según confesaron gobernantes, la que se pudo dar de acuerdo a las posibilidades económicas disponibles. Así se tuvo la responsabilidad, con el costo político que se podía generar  de no caer en la propuesta fácil de mayor endeudamiento para asistir y brindar el famoso ingreso solidario…

Hoy,  se paró y mañana toda seguira igual. No habrá mayores cambios, pero se perdió un día de trabajo, que tiene su costo. Los niños que vienen de vivir dos años, en pandemia, con clases escasas hoy no tuvieron actividad en la escuela pública. En la educación privada se funcionó normalmente y ello no ayuda a los que menos tienen. Por ello, este es un paro cuyo fin y alcance no está claro, salvo el de procurar la desestabilización de quienes nos gobiernen hoy, apostando a aquello tan repudiable de cuanto peor mejor, porque el objetivo que les mueve es volver a gobernar el país.

Comentarios potenciados por CComment

Portada papel

Agencias 9,10,11
Ranking

INIA /
“Uruguay no está libre de que la aftosa u otras enfermedades vuelvan a ingresar..."

De volver Brasil al mercado /
“Podemos prever un ajuste” en China dijo industrial

Primera A /
Quedan tres fecha y cada punto importa

Divisional Primera A /
Gladiador le ganó a Sud América y es el líder

Osteoporosis

Razones por las que debemos usar protector solar los 365 días del año

Rotary Internacional /
24 de octubre Día Mundial de la Lucha contra la Poliomielitis

¿Por qué los padres no podemos poner límites?